Nuestra lista de correo. Espera aprobación.
Correo electrónico:
Consultar este grupo

jueves, 23 de agosto de 2012

#Toxoplasmosis no es un virus, es un parásito @quien

wikimedia.org
Cuando leo noticias como que Shakira tiene toxoplasmosis, pues digo, pobre chica, ojalá la atienda un buen infectólogo. Pero cuando el titular de la noticia dice que la toxoplasmosis es un virus, me entra la extrema urgencia de hacer post en el blog y aclarar el asunto. Los virus y los parásitos tienen un mundo de diferencia en sus estructuras, aunque los dos dependen de un huésped. Los virus solo pueden vivir y reproducirse dentro de una célula, a diferencia de los parásitos que tienen sus propias células y ocasionalmente requieren estadios en células u órganos. Además, los virus son extremadamente pequeños en comparación con los parásitos, y genéticamente los parásitos son cientos de veces mas complejos que los virus. En específico, la toxoplasmosis o Toxoplasma gondii ocasiona una enfermedad que puede ser fatal en humanos, y que infecta también a gatos, convirtiéndolos en huéspedes y fuentes de transmisión, aunque la principal fuente de infección son los alimentos mal lavados y el consumo de carne mal cocida. Algunos de los síntomas pueden consultarse en la página de Medline sobre toxoplasmosis. Las hojas de seguridad de microorganismos de Health Canada las pueden ver en: toxoplasmosis.

sábado, 4 de agosto de 2012

Guideline for Microbial Risk Assessment

DESCARGAR
Scientists from the Environmental Protection Agency (EPA), U.S. Department of Agriculture's Food Safety and Inspection Service (FSIS) and joined by scientists from other federal agencies developed the Guideline for Microbial Risk Assessment: Pathogenic Microorganisms with Focus on Food and Water (231 pp, 1.24Mb). This document provides a common framework to perform microbial risk assessment (MRA). It lays out a flexible set of approaches, methods, and tools for use to conduct their microbial risk assessment and provide more transparency to the process and results. This guideline addresses issues specific to microbial risk, e.g., secondary transmission, immune status, and growth and die-off of organisms, as well as addressing concepts generic to classical chemical risk assessment.